Warmipura: “Buscamos romper con la lógica asistencialista”

Warmipura:  “Buscamos romper con la lógica asistencialista”

Desde 2007 Warmipura trabaja por los derechos de las mujeres migrantes en Chile. Si bien a lo largo de su trayectoria estuvo en su mayoría compuesta por mujeres peruanas, hace tres años eso cambió con el fenómeno migratorio, lo que ha implicado nuevos desafíos y demandas para la organización.

“Comenzamos haciendo un trabajo de investigación para conocer en profundidad cómo vivían las familias migrantes en Chile”, recuerda Carmen Sarzosa, activista peruana que en 2005 comenzó, junto a dos compañeras y un compañero, a abordar las necesidades de las mujeres migrantes.

Dos años más tarde nace Warmipura con el propósito de trabajar entre otros temas, la violencia hacia las mujeres. Lo que quedó evidenciado en una de sus primeras investigaciones. Hacinamiento y pobreza, pero sobre todo violencia, tanto física como sicológica y sexual hacia mujeres y niñxs fueron parte de sus hallazgos.

Los talleres de capacitación, en especial los de computación, fueron el gancho para abordar la violencia y la autoestima comenta Carmen Sarzosa. “Ellas nos planteaban que querían herramientas para perfeccionarse. En esa época nos articulamos con el Servicio Jesuita Migrante, el cual nos facilitó un espacio todos los sábados y domingos donde podíamos hacer los talleres y hablar de los temas que nos interesaban”, recuerda.

warmipura_2

Una de las campañas realizadas por Warmipura

Claudia Zegarra, boliviana, se integró hace un año a Warmipura y ha sido testigo de cómo la migración en Chile se ha vuelto más compleja aún. “Me sumé a Warmipura porque en Bolivia ya había hecho trabajo barrial y quise continuar con ese tipo de labor aquí. Hoy nos encontramos en un momento muy desafiante porque la cantidad y velocidad de la migración ha causado un colapso. Chile no ha sido capaz de resolver la migración y no sé si tiene la intención de hacerlo. Hoy existen muchos conflictos, no sólo en vivienda, educación y salud, siendo la muerte de la haitiana Joan Florvil lo que mejor grafica esto. Con este caso quedó en evidencia la falta de diálogo cultural tan necesario entre migrantes y la sociedad chilena”, indica Claudia.

La experiencia con el Programa Contra Todas las Violencias de Fondo Alquimia, comentan, les ha permitido tomar el pulso a esa violencia estructural que lamentablemente la mayoría naturaliza. “Cuando interactuamos con funcionarios públicos es muy fácil ver cómo opera el prejuicio. Siempre me ha llamado la atención que acá en Chile pongan el título o profesión por delante. Y en mi caso de seguro piensan que como peruana, soy nana, por ende, que hablan con una persona ignorante”, sostiene Carmen.

A raíz del Programa Contra Todas las Violencias, como organización tuvieron que enfrentar varias resistencias, principalmente porque se ponía en duda que una organización como la ellas abordara una tema como la violencia en espacios públicos e institucionales. “Este tipo de violencias es compleja, especialmente cuando eres migrante. Además, hay que pensar que esta violencia tiene que ver con la estructura de pensamiento existente desde la Colonia, donde el peón tenía que aguantarse”, explica Claudia, agregando además que nuestro país es tremendamente capitalista y no es acogedor con quien llega. “En ese sentido es necesario organizar a las mujeres para lo que lo urgente no gane a lo importante, es urgente pagar las cuentas, mandar dinero a tu casa… todo eso es urgente, pero es más importante vivir con dignidad, que se respete tu cultura, que se respeten tus derechos”, añade.

Actualmente Warmipura enfrenta desafíos importantes: “si bien es cierto que es relevante lo teórico, requerimos más trabajo territorial. No ha sido fácil porque además coincidió con un accidente del cual poco a poco me he ido recuperando”, agrega Carmen.

En Warmipura saben que los temas ligados a la migración no se resuelven con charlas, “no somos LAS voceras de las mujeres migrantes, ni de otras organizaciones. Para nosotras es muy importante no perder eso de vista, nosotras buscamos romper con la lógica asistencialista, no queremos generar esa dependencia”, aseguran.

Conoce más de Warmipura aquí