Monitoreo Social deja en evidencia obstáculos que enfretan las mujeres en frente a la Ley de Aborto en 3Causales

Monitoreo Social deja en evidencia obstáculos que enfretan las mujeres en frente a la Ley de Aborto en 3Causales

Con el propósito de vigilar la implementación de la Ley de Aborto en 3Causales, Mesa de Acción por el Aborto en Chile en alianza con Fondo Alquimia y seis organizaciones realizaron un monitoreo social a personal y usuarias del sistema público de salud en Antofagasta, Valle del  Huasco, Valparaíso, Santiago, Concepción, Temuco y Aysén.

A través del instrumento se determinó que la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) es una prestación de salud no informada, tanto hacia la comunidad como hacia las mujeres que califican en alguna de las tres causales. Esto afecta especialmente a las niñas y adolescentes ya que, si sufren una violación y desconocen las opciones con las que cuentan, no se cumple el objetivo de la ley. A esto se suma la falta de información y capacitación al propio personal de salud. Sólo  se  informa  y  capacita  a  quienes  están  directamente  involucrados  con  la prestación  de  salud.

No  existe  una  política  desde  el  Ministerio diseñada para superar  los  problemas  asociados  al  desconocimiento  y  la  desinformación,  lo  que crea inseguridad  y temor, reduciendo el compromiso de los equipos y estigmatizando a quienes trabajan en el acceso a la IVE.

Presentacion de Monitoreo Social

Otro gran problema es la objeción de conciencia (OC), declarada o no declarada, que constituye un obstáculo en la entrega de la prestación, contribuyendo a dificultar el acceso a un derecho establecido por ley. Pareciera que no hay costos para los médicos objetores, mientras el peso recae en las propias mujeres y en el resto de los  equipos  de  salud. En  la  actualidad,  con la  cantidad  de  objetores  existentes, contratados por la autoridad sanitaria, no es posible cumplir la ley. De igual manera, tampoco se asegura que la decisión esté radicada en la usuaria. En muchos  casos,  en la  primera y segunda  causal la  voluntad  de  la  mujer desaparece ante  la  decisión  de  los  equipos  médicos. En  la tercera  causal  la dificultad pasa por la constante sospecha sobre el relato de las mujeres adultas, con lo que muchas veces no se acredita la causal o se generan retrasos pueden terminar en situaciones críticas respecto a los plazos para interrumpir el embarazo.

El Estado debe asegurar la decisión de las mujeres en el momento oportuno y no exponerlas a riesgos innecesarios. En  suma,  si  bien la  ley apunta a consolidar  un  nuevo  paradigma  centrado en  la autonomía de la mujer y respeto a sus decisiones, este monitoreo demuestra que, en los territorios observados, sólo se han establecido los mínimos, con lo que no se materializa este  estándar. Esto  no  es  sólo  un  tema  legal,  incide directamente en la salud y la vida de las mujeres. En ese sentido las organizaciones que conforman la Mesa de Acción por el Aborto en  Chile demandan de las  autoridades competentes cumplir  con  la  ley  y  adoptar medidas  urgentes  para  que  las  niñas,  adolescentes  y  mujeres  en  estas  causales puedan hacer uso del derecho reconocido en condiciones dignas, contando con una atención oportuna y de calidad.

Revisa documento de Monitoreo Social aquí