Javiera Molina: “Me reconocí en los lineamientos de Fondo Alquimia y decidí unirme”

Javiera Molina: “Me reconocí en los lineamientos de Fondo Alquimia y decidí unirme”

Desde mayo pasado, Javiera Molina integra nuestra Red de Donantes Confiando en Mujeres, a la que llegó por la información que le dio una amiga que se mueve en el circuito de las doulas, “las parteras tradicionales”, según nos explica.

Javiera vive en Iquique y en 2013 ganó el Primer Concurso de Poesía Femenina Joven de la Universidad Arturo Prat. Es técnica en bibliotecología y aunque hace tres años no ejerce su profesión, desarrolla un trabajo como voluntaria con mujeres que han sido madres recientemente, en el Hospital de Iquique y en los consultorios Héctor Reino de Alto Hospicio, y Sur de Iquique.

“Comencé haciendo talleres de Chile Crece Contigo después de tener a mi hija, enseñando a usar el ajuar y con otras cinco mujeres que son madres que pertenecen al círculo de apoyo hemos seguido haciendo talleres de apoyo a la cesárea, a la lactancia…”, cuenta Javiera.

Además de los temas propios de este programa, Javiera y sus compañeras voluntarias realiza también otros talleres como los de fomento lector, lectura entretenida y pintura de mandalas para niñas y niños.

Quisimos conocer la motivación de Javiera para donar a las organizaciones de mujeres y feministas a través de Fondo Alquimia, y a qué transformaciones aspira contribuir con su aporte.

¿Cómo conociste a fondo Alquimia y que te motivó a ser parte de su red de donantes?
En esta constante búsqueda por el despertar la feminidad que ha dormido por años -quizás siglos- en mí, encontré a unas compañeras iquiqueñas que conocían el Fondo.
Investigué por medio de las redes sociales, la página web, y me gustó mucho el enfoque desde el cual miran a las mujeres. Comprendí muchas cosas y decidí organizarme, también a aportar desde lo que puedo, y así entonces decidí ser donante.

¿Por qué consideras importante apoyar al financiamiento de las organizaciones de mujeres y feministas?
Porque en nuestro país aún no está muy presente el Estado, desde sus políticas públicas, en el apoyo a las organizaciones sociales.
Estos aportes siguen siendo elitistas a mi juicio, y eso aparta a las organizaciones sociales, es por eso que me parece necesario ser sujeto y ser activa, no esperar que vengan a ayudarnos, nosotras debemos tomar las armas, las tenemos. Sólo debemos hacernos conscientes del poder que como género tenemos y debemos ejercerlo en la sociedad.

¿Cómo se vinculan tus intereses con las causas que apoya Fondo Alquimia?
Mis intereses hoy son claros: Reivindicar el poder y la responsabilidad de las mujeres en los cambios sociales.
Mucha historia escrita por hombres, es necesario cambiar el paradigma, incluirnos en los procesos.
Nos han marginado y nos hemos marginado, entonces ahora miramos desde la perspectiva de lo que es como por defecto, y no es así. Podemos cambiar el rumbo de la humanidad si nos lo proponemos.
Necesitamos, como humanidad el despertar de la consciencia femenina, nuestros saberes intrínsecos, nuestro conocimiento interior, nuestra sabiduría ancestral…. sólo debemos escucharnos. Y en ese escucharme, me reconocí en los lineamientos de Fondo Alquimia y decidí unirme, pues creo que la unión es la clave de nuestro camino.
Como género estamos desintegradas, hacemos muchas diferencias cuando debemos reconocernos en las otras mujeres. Cada mujer está en cada una de nosotras, cada hombre también, y eso es lo que me ha hecho pertenecer, querer hacer fuerza femenina desde cada rincón de este planeta y mejorar como especie, como hijas e hijos de la Madre Tierra.

¿Cuáles son para ti los desafíos que enfrentan hoy las organizaciones de mujeres y feministas en nuestro país?
El desafío principal es la unión. Estamos en un momento muy importante de la historia y aún no somos capaces de unir nuestras fuerzas. Creo que el patriarcado nos ha desunido desde hace siglos y no hemos sido capaces de sobreponernos aún.
Muchas corrientes feministas que se critican unas a otras. Los tiempos han cambiado y se hace urgente proponer desde la modernidad de estos tiempos, siempre mirando el pasado y no volver a cometer errores, pero escribiendo nuestra historia ahora.
Es un camino largo, es un camino difícil y está lleno de prejuicios, pero somos capaces, de eso estoy segura. Sólo debemos comenzar el paso a paso, lento pero seguras. Esa es mi convicción.

¿A qué cambios aspiras aportar con tu aporte como donante de la red Confiando en Mujeres?
A mejorar las condiciones sociales, económicas, sicológicas, físicas de las mujeres. Con capacitación, mostrándoles con ejemplos de otros lugares que el poder de las mujeres puede cambiar rumbos. Antes éramos poderosas, y por eso temidas, hoy seguimos siendo poderosas y por eso, acalladas y denigradas.
Debemos juntas, devolver la dignidad a miles de mujeres víctimas del patriarcado imperante. Y ese es mi deseo, poder ser llave y no romper cadenas, sino abrirlas con la luz de la conciencia.