“Es necesario apoyar a las mujeres para que puedan ejercer sus derechos”

“Es necesario apoyar a las mujeres para que puedan ejercer sus derechos”

Paloma Abett de la Torre nos cuenta por qué forma parte de la Red Confiando en Mujeres.

Una de las principales áreas de estudio de la historiadora Paloma Abett de la Torre es la educación con perspectiva de género. Junto con su trabajo como educadora, Paloma participa en diferentes instancias para abordar temas como la violencia. Es por ello que cuando se enteró de la Red Confiando en Mujeres y de la posibilidad de aportar al movimiento de mujeres, decidió unirse.

¿En que qué te desempeñas en la actualidad?
Soy historiadora, Doctora en la Perspectiva Feminista como Teoría Crítica de la Universidad Complutense de Madrid.
Actualmente estoy trabajando en la Facultad de Historia de la Universidad de Santiago (Usach), específicamente, dictando el curso Educación y Género, el cual se da por primera vez. Y ha sido interesante constatar las dificultades que significa instalar un tema como éste, no desde la universidad, sino de los mismos estudiantes y estudiantas.

¿Con qué prejuicios te has encontrado?
Con los clásicos “si las mujeres lo han conseguido todo”, “¿qué más quieren si tienen una presidenta?”. Veo con preocupación lo que pasa en las generaciones más jóvenes, porque quizás, como gozan de una serie de libertades en el ámbito sexual y reproductivo, no son tan conscientes de las brechas de género que persisten en la actualidad.
Me han hecho preguntas bien insólitas a raíz del curso que dicto: Desde si soy lesbiana hasta si tuve una pena de amor muy grande que me dejó así.
Eso me lo dicen los estudiantes ¡hombres y mujeres! Por eso las feministas tenemos el gran desafío de develar las desigualdades que aún tenemos.

Estudiaste historia en la Universidad de Chile, ¿cómo te llega la noticia de acoso sexual en la Facultad?
Es algo sensible para mí, pues el tema estaba presente desde mi época de estudianta. La denuncia pública es un signo de los tiempos actuales y aplaudo la valentía de las jóvenes que se atrevieron a denunciar. No es fácil enfrentar a los hombres y mujeres que ejercen el poder en la Universidad y si antes no hubo mayor revuelo es porque hay una complicidad de gente que dice que es un tema menor.
Espero que el debate que se está dando tenga más altura de miras. Me han sorprendido los comentarios de la gente en redes sociales y de profesores de la Universidad, muchos de los cuales conozco. Son hombres profundamente patriarcales por más que se digan representantes de la historia social o de los pueblos indígenas.
Este es un tema complejo, porque nadie puede discutir que quien hace clases ejerce un poder sobre sus estudiantes, para bien o para mal. Y en el caso de los hombres, hay una manera de vincularse con las estudiantas que tiene una delgada línea. (Ver carta de Historiadoras de la U. de Chile)

¿Qué temas de género te interesan o trabajas además del ámbito académico?
Me preocupa la violencia de género. A través de mi junta de vecinos, en barrio Bellavista/Recoleta, he dado talleres sobre el tema.
En instancias como esas destaco que los femicidios no son casos aislados, que hay muchas maneras de ejercer violencia y que la mayoría de las veces comienza en el pololeo.
Los femicidios están siendo un gran tema en este momento, por eso son necesarias más campañas de sensibilización. No pueden seguir muriendo mujeres por razones de género.
En dicho sentido, hay una gran tolerancia social a la violencia contra las mujeres, de hecho, el que un juez rebaje una pena por la infidelidad de su pareja, refleja cómo nuestro sistema judicial no comprende la perspectiva de género. Nos queda muchísimo por hacer.

¿Cómo conociste Fondo Alquimia y por qué te sumaste a la red Confiando en Mujeres?
Lo conocía desde hace un par de años y alguna vez pensé en postular con algún proyecto. El 2015 me invitaron a unirme a la red Confiando en Mujeres y me motivé a participar porque creo que las personas que hemos tenido la posibilidad de estudiar, de realizarnos profesionalmente y desempeñarnos en distintos ámbitos, tenemos un deber ético de colaborar.
Es necesario apoyar a las mujeres para que puedan ejercer sus derechos y desarrollar sus potencialidades. La red Confiando en Mujeres apuesta por eso, ya que no se trata sólo de capacitaciones, tiene que ver con la manera en que las mujeres se empoderan para que puedan desarrollar sus proyectos de vida, que sean arquitectas de su destino.
Es muy interesante ver, a través del apoyo que brinda Fondo Alquimia, lo que son capaces de lograr las mujeres cuando tienen las posibilidades.

A tu juicio, qué rol juegan las activistas que trabajan por los derechos de las mujeres y las niñas?
Yo agradezco a las mujeres que se dedican al activismo. De eso, se trata la red Confiando en Mujeres, pues una, desde su quehacer, puede hacer un aporte para que esas mujeres organizadas incidan.
Además, ninguno de los derechos que las mujeres hemos conseguido ha sido regalado, se los debemos al movimiento de mujeres, a esas activistas que nos ayudan a tener una mejor sociedad.