El fuego colectivo como estrategia política y de vida: ¡Celebramos el primer Encuentro de Copartes Fondo Alquimia del 2021!

El fuego colectivo como estrategia política y de vida: ¡Celebramos el primer Encuentro de Copartes Fondo Alquimia del 2021!

Con más de 40 organizaciones de distintos territorios del país,  este 23 y 24 de abril celebramos el primer Encuentro Político-Activista de Copartes Fondo Alquimia del 2021. La situación política, la sostenibilidad del activismo y la articulación como estrategia fueron los ejes del encuentro.

«Brindo por las mujeres
resistentes y con memoria
que vencieron el miedo
para contar su historia

Con coraje y valentía
Soportamos el dolor
tortura, violación
destierro, desaparición

Con orgullo y honor
hoy cantamos nuestra canción
y comenzamos nuestro encuentro maravilloso
de mujeres grandes, luchadoras».

-Paya de Lucy, activista de la colectiva Urdiendo Memorias, al inicio del primer Encuentro Político-Activista de Copartes Fondo Alquimia del 2021.

.

La mañana del 18 de octubre de 2019, nos reunimos con las compañeras del programa Derecho a Decidir en un encuentro de Copartes. Ese día la lectura fue clara: las cosas en el país andaban mal y la situación social y política ya no daba para más. Horas más tarde, el pueblo se volcó a las calles y la fecha se inscribió en la historia como el comienzo del proceso social más importante y masivo desde la Dictadura. Había comenzado el Estallido, la Revuelta o la Insurrección. En los meses que siguieron, el Covid-19 puso freno a ese habitar del territorio por las medidas de confinamiento.

18 meses después de ese día, volvimos a juntarnos. El 23 y 24 de abril celebramos el primer Encuentro Político-Activista de Copartes Fondo Alquimia del 2021, con la participación de más de 70 activistas de 43 organizaciones feministas. El encuentro -realizado por vía digital- tenía por objetivo volver a encontrarnos y re-conocernos, en el sentido de mirarnos, escucharnos y compartir la vida y el activismo.

“Encontrarse, en tiempos de pandemia, no es tarea fácil. Pero nosotras, mujeres irreverentes y subversivas sabemos fisurar barreras, nuestro deseo político es mayor, nos potencia y alegra saber que NUNCA ESTAMOS SOLAS. Ustedes, sus organizaciones, han trabajado desarrollando estilos horizontales en el manejo del poder, en la toma de decisiones pero sobre todo en el afecto entre todas, el reconocimiento a la otra en la convicción de que nadie sobra. Lo nuestro es la lucha amada”, afirmó la presidenta del directorio de Alquimia, Vicky Quevedo al abrir el encuentro.

“En Alquimia hablamos de organizaciones co-partes, porque son partes de un todo, una suerte de archipiélago político y amoroso, con puentes entre cada isla y la esperanza de construir un enorme territorio en esa insolencia de soñar con un país comunicado, con un pueblo con cultura de pueblo”, agregó. Lee el discurso completo aquí.

El encuentro comenzó con una ronda de presentaciones donde constatamos, una vez más, la fuerza del activismo feminista y cómo esta ha desbordado las demandas de género para alcanzar a todos los ámbitos de la vida. Desarrollando presencia política y subjetividades lésbicas, trans, indígenas, afrodescendientes y migrantes en un cruce con la puesta en práctica de la defensa del territorio, del medio ambiente, por la educación no sexista, contra todas las formas de violencia, por los derechos sexuales y reproductivos, por desarrollar nuevas formas económicas y, en definitiva, por ampliar los márgenes de lo posible para todxs.

Un panorama del activismo

Tras las presentaciones, nos organizamos en salas online para conversar más en extenso, para compartir nuestras experiencias y sentires en un contexto marcado por una pandemia mundial que sólo en Chile ha cobrado la vida de miles de personas.

Para todxs tuvo un alto impacto pasar de ocupar las calles en todo el territorio a vernos obligadas a encerrarnos por la pandemia. Esto, en un escenario donde la represión no ha cesado y donde el gobierno del multimillonario Sebastián Piñera, amparado por la crisis sanitaria, ha utilizado para reprimir la protesta y agudizar las persecuciones contra activistas. Además la crisis sanitaria hizo latente la precariedad de la vida. Con la cesantía, el hambre y el costo que supone el confinamiento.

Para muchas organizaciones la crisis social, política y sanitaria, supuso en un primer momento un declive de su activismo y niveles de organización. Se vieron obligadas a hacer una pausa y pensar en ellas mismas y en la forma en que estaban llevando su accionar. Hacer activismo por redes sociales, para muchas organizaciones no fue una opción. Tampoco fue fácil buscar equilibrios entre lo que querían hacer y lo que parecía urgente hacer. Aprender a reunirse por vía online, afrontar «el cansancio pandémico virtual» y «la explotación del teletrabajo», la casa y la familia fueron algunas de las dificultades propias del periodo.

Con todo, todxs lxs activistas feministas siguieron haciendo su activismo. Y actuaron cuando había que actuar. Y florecieron las ollas comunes, las redes de abastecimiento, las canastas solidarias y los apañes. De esa necesidad de sostener la vida, de hacerle frente a la precarización, emanó la creatividad y las estrategias dieron un giro. Y lxs feministas se siguieron encontrando y se siguieron articulando y siguieron haciendo y en ese hacer, siguieron cambiando el mundo.

Y seguimos sin olvidarnos de nuestrxs muertxs. Ni de lxs que murieron en la revuelta, ni de lxs que se ha llevado el Covid, ni de lxs que se han ido en los hospitales de este país. Con ellxs seguimos adelante. Y abrimos espacios para volver a vernos y estar juntxs. Porque sabemos que juntxs nada nos detiene.

Tercer dibujo

Ilustración de Katherine Supnem

El fuego colectivo como estrategia política y de vida

Tras el certero análisis del estar que construimos en conjunto el primer día, continuamos la segunda jornada con sesiones grupales. Ahora nos tocaba pensar en cómo enfrentar este periodo. En ese marco, la articulación y la sostenibilidad aparecieron como estrategias políticas que nos permiten existir y permanecer en el tiempo. El cuidado y apoyo mutuo son las únicas formas efectivas que hemos conocido para existir y persistir en el tiempo.

Para lxs activistas, vivir lo colectivo y generar articulaciones y redes siempre ha sido una estrategia de sobrevivencia, que se ha desarrollado en primer lugar para subsistir y no abandonar el activismo. En ese sentido, la situación crítica que enfrenta el país, ha tenido un aspecto positivo que ha sido profundizar la creación de organización más allá de los territorios y del ámbito de los activismos. «Es distanciamiento, pero no aislamiento», señalaron las compañeras, y ya sea digital o presencialmente «si nos juntamos, nos potenciamos».

En lo que respecta a la sostenibilidad, quedó claro que «los cuidados son una estrategia política», y que resulta un asunto de primer orden, poder acuerparnos, reconocernos –en el sentido de mirarnos crecer en los distintos momentos de la vida- «hacernos cariño», «juntarse a conversar nomás» y disfrutar «la felicidad de vernos y encontrarnos”. Estas prácticas nos permiten tener la certeza de que nuestros problemas, son los problemas de lxs compañerxs de todo el territorio, de que nunca estamos solxs.

En este cruce entre el cuidado y las articulaciones emergió la consigna de «hacer fuego colectivo para que nuestro ánimo no decaiga» y rescatar siempre la esperanza y el reconocimiento por el tremendo trabajo que seguimos sosteniendo como «archipiélagos políticos», unidos por los puentes de la solidaridad feminista.

Otro aspecto central fue la importancia de co-construir «activismo y comunidad digital», a pesar de las barreras de acceso, especialmente en la ruralidad, con las personas mayores, de lugares aislados y empobrecidos, y propiciar un activismo donde entremos todxs.

Segundo dibujo color 1

Ilustración de Katherine Supnem

El futuro que viene

Después de los trabajos en grupo volvimos a encontrarnos todxs con la sensación de que nos faltó tanto que hablar y que escucharnos. Las seis horas de Encuentro se nos hicieron poco para todo lo que teníamos que compartir.

 “Ha sido fundamental volver a reunirse y a vernos para hablar y conversar sobre lo que nos pasa y lo que estamos viviendo. Hemos desarrollado estrategias para sostenernos entre todas, para apañarnos y construir juntas. También para enfrentar juntas la precariedad de la vida, la situación económica. Tuvimos que dar un salto incluso en cuestiones territoriales, para ir más allá del propio territorio. También hemos tenido que sortear la dificultad que supone la virtualidad. Hoy nos toca hacer el apañe entre las mismas compañeras y entendemos esta acción de resistencia como una forma de autocuidado», señaló unx compañerx hacia el final del Encuentro.

Nosotras nos fuimos felices de poder verlas y escucharlas. Con el corazón lleno. Con montones de desafíos, pero con la certeza de que podremos sortearlos.

Con la esperanza de que juntxs estamos construyendo el futuro feminista que soñamos.

Mira el saludo que nos envió la cantautora Daniela Millaleo al primer Encuentro Político-Activista de Copartes Fondo Alquimia del 2021 y escucha su último single: