Ley de identidad de género: Una deuda pendiente

Ley de identidad de género: Una deuda pendiente

Fue una de las promesas de campaña de Michelle Bachelet, pero a meses de su tramitación, la ley de identidad de género no genera consensos. Mientras la derecha recurre a los más diversos subterfugios para dilatar su discusión y cuestionar diferentes aspectos, organizaciones trans critican que el proyecto sigue dejando en manos de la justicia el derecho a cambiar de identidad y no lo convierte en un proceso administrativo, fácil de concretar, como en otros países. Contenta está Yokonda Smith, quien recientemente recibió su carnet con su identidad femenina. “Me siento bien, me siento mujer ¡me siento libre! Cuando me piden la cédula ahora la saco sin problemas y no como antes, cuando lo hacía con vergüenza”, comenta la Presidenta de la agrupación social y cultural Nefertiti de Iquique. Pero el proceso para obtener su actual identidad no fue nada fácil. Yokonda tuvo que pasar por una serie de trámites médicos, sicológicos y judiciales que rayan en lo vejatorio. “Me sentí absolutamente pasada a llevar en mis derechos. En la consulta con el médico sacaron fotos a mis partes íntimas, después tuve que ir a tres sesiones con un sicólogo al cual tuve que contarle muchos episodios de mi vida. Además, me trataba como hombre y no como mujer; estaba acompañado de una estudiante en práctica, haciendo todo menos íntimo y se demoró alrededor de seis meses en entregar el informe al juzgado. Eso hizo que mi cambio de identidad tardara alrededor de un año y medio”, relata. En Chile, el trámite para cambiar de identidad es altamente judicializado. Eso ha llevado a que muchas personas desistan de realizarlo....